domingo, 30 de septiembre de 2012

DEPRECIACIÓN


Herido el albor
huele a festivos escorpiones en su danza del oprobio;
ligerezas obturadas por el cortavoz de un cajón vaciado de ternura.
Borbotones de estulticia, odas malhadadas, posesos de la absurdidad,
se aparta como engañando a un niño
la sombra lacrimosa de un un hombro llagado
por su angustia acomodada.

El miedo servido en un trago añejo, desprovisto de licor
y mezclado con rémoras del olvido, baila
atenazando el consabido patetismo de las fiestas
sin el alcohol, sin sus vestigios,

Diásporas envanecidas del silencio
en los momentos del abandono,
del desprecio del otro,
del abrazo negado
justo cuando arrecia el coraje
de hablar franco.

Las miradas se enmohecieron como tinta indeleble
para un pacto a traicionar;
la palabra acribillada fue materia prima
de tiras de flagelos para desangrar
el espíritu.
El descrédito no alcanza a la vista
en su intento de contemplar tanto desconcierto.
Huye avasallando toda rostro de confianza
el último beso de Judas.

Hora de resquemores taimados
hurgando en la primera gaveta de lo porvenir;
allí se encuentran fragmentos filosos de fardos
maquillados de amistad,
lazos disueltos en el más eficaz de los ácidos;
el miedo a ser amigo.

LEÓN ALEJANDRO PLATA

7 comentarios:

ReltiH dijo...

MUY INTERESANTE. UN GUSTO VISITAR SU ESPACIO.
UN ABRAZO

LEON PLATA dijo...

Muchas gracias. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hello. And Bye. Thank you very much.

Anónimo dijo...

Hello. And Bye. Thank you very much.

Anónimo dijo...

Hello. And Bye. Thank you very much.

Anónimo dijo...

Hello. And Bye. Thank you very much.

Esencia dijo...

De paseo por tus letras voy descubriendo que hay mucho por descubrir, me encantó lo leído, saludos, con toda esencia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...